malta-2905142.jpg

Malta es un país perfecto para el desarrollo de una enorme cantidad de eventos, entre los que claro, no podemos dejar de mencionar los de corte deportivo. En este caso, se ha estado desarrollando en las últimas semanas el Europeo sub17 de fútbol, que más allá de ser un éxito en cuanto a su organización, ha contado finalmente con Inglaterra haciéndose con la Copa.

Lo primero que resulta curioso al respecto es que los británicos se hicieron con el galardón finalmente tras una tanda de penalties, una instancia que a la selección mayor del mismo país le ha eliminado ya de enorme cantidad de competencias. Sin embargo, parece que el bloqueo no se ha trasladado a sus juveniles, que lograron imponerse a Holanda en la gran final de hace un par de días.

En tal aspecto, ha sobresalido especialmente la figura del entrenador Peacock, el mismo que llevó a los ingleses a la gloria en Liechtenstein en 2010, y a los que volvió a coronar en esta ocasión. Por otro lado, la decepción se ha cebado con los holandeses, considerando que se trata de la cuarta final en las últimas seis competencias en la que llegan a la instancia decisiva, siempre con resultados dispares. Incluso, esta vez el dolor fue doble, pues Holanda había superado a Inglaterra en fase de grupos.

Tras la igualdad 1 a 1 en el choque definitivo, gracias a que Dominic Solanke y Jari Schuurmann marcaron los goles, lo que les permitió ser los máximos artilleros del evento, Inglaterra ha logrado asomar el cuello en una competencia juvenil una vez más. Ahora los británicos quedan a la espera de que el combinado mayor pueda repetir esa gloria en el Mundial de Brasil que comienza en un par de semanas.

Vía: Reyes del Balón
Imagen: UEFA