malta-040714.jpg

Muchas veces resulta una tarea difícil de llevar a cabo el poder conseguir que una sociedad entera se ponga de acuerdo. En algunas ocasiones con razón, en otras no, sea por un motivo o por el otro, siempre habrá algún grupo de personas que no va a estar satisfecha con lo que la sociedad propone hacer. Este es un claro ejemplo de ello, lo que sucedió en Malta hace muy poco tiempo.

El asunto fue que Malta, al igual que muchos otros países de Europa durante la segunda guerra mundial, sufrió por supuesto destrozos en muchas de sus ciudades, ocasionándose en algunos casos ciertos desmanes que al mismísimo día de hoy no han sido solucionados. Uno de los ejemplos más importantes fue la destrucción total de la pasarela que unía el dique de San Telmo con su faro, en La Veleta, debido al ataque feroz de un buque de guerra.

Desde aquel día hasta hoy, los habitantes de la zona se estuvieron negando a que se lleve a cabo la reconstrucción de la misma, y en realidad, hay que reconocer que no es simplemente un capricho lo expuesto por los residentes, sino que hay que mencionar el lugar había sido considerado Patrimonio de la Humanidad según la Unesco, y representaba un recuerdo de guerra con valor sentimental, sobre todo para aquellas personas que vivieron en carne propia el desastre de la guerra.

Sin embargo, la historia cambió, y es debido al proyecto de Héctor Beade, un coruñés de 37 años que estudió en la Escuela de Caminos de La Coruña. La realización de la obra fue levada a cabo por la empresa de sede en Santander “Arenas & Asociados”, para la cual trabaja Héctor.

Vía: La Voz de Galicia
Imagen: Galicia en Puerto Rico